General Dávila

Toledo: cuna de la Infantería española. Su Academia Militar, la de Infantería, donde se guarda la mística y la esencia de ser infante. Una historia que allí permanece desde sus orígenes y que no ha hecho sino empezar. A la infantería podemos ponerle fecha de sus orígenes, nunca de su final. Mientras haya un hombre erguido, de pie frente a lo bueno o ante la adversidad,  habrá un infante. La historia de la Infantería es la del hombre que nace y, a fuerza de caídas, se levanta y sobrepone, sin dudas, sin quejarse, sin asombrarse ni amilanarse. Ser infante lo es casi todo; y es muy sencillo. Solo es necesario tener fe en tu camino, andar en compañía, con el ámparo y la seguridad de un amigo. Una vez descubierta la mística del recorrido se entra en la plenitud de haber sido infante, sin más pretensiones que el deber cumplido.

Ver la entrada original 541 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s