Recordando la figura de un genio de la Física y la Ingeniería injustamente olvidado.

a través de Ниола Тесла, un genio olvidado. — De España, Libertad, Saber y otras cosas

Anuncios

Ниола Тесла, un genio olvidado.

Nuevamente Gerardo me da pie con sus efemérides en Palmaria para reflexionar sobre ésta de hoy.
Nikola Tesla
Se cumplen hoy 74 años de la muerte de Nicola Tesla en una habitación de hotel.
Nikola Tesla falleció en soledad el 7 de enero de 1943, en la habitación 327 del New Yorker Hotel, en la ciudad de Nueva York (Estados Unidos). Su cuerpo fue encontrado después de ignorar el letrero de “no molestar” que había colocado en la puerta dos días antes.
Su nombre, tesla, sirve para denominar la unidad de flujo magnético en el S.I. de Pesas y Medidas.
Es el único reconocimiento científico notable a su inmensa aportación al mundo de la Física y de la Ingeniería.
La muerte, olvidado, en una sombría habitación de hotel, de uno de los genios del período que se extiende a caballo de los siglos XIX y XX, con la desaparición de todos sus documentos, incautados por los servicios de inteligencia estadounidenses, y la posterior aparición de algunos de ellos en proyectos del Pentágono, como el “rayo de la muerte” o el proyecto HAARP, no es para lanzar cohetes.
Debemos recordar que Tesla fue el auténtico inventor de la radio y no Marconi, como es generalmente aceptado. Le costó años demostrar, obteniendo al final el reconocimiento por el Tribunal Supremo de Estados Unidos, que Giuglielmo Marconi se sirvió de las patentes de Tesla para sus trabajos.
Derrotó a Tomas Alba Edison, quien se había estado beneficiando de los trabajos de Tesla en su compañía, en la “guerra de las corrientes”, merced a lo cual, es la corriente alterna la empleada como fuente energética de la industria, del alumbrado y para usos domésticos. Recurrió Edison a las más burdas estratagemas para desacreditarlo.

Registró una importantísima serie de patentes, que cualquiera puede comprobar e intentó con la Torre Wardenclyffe, generalizar la transmisión inalámbrica de energía eléctrica.
De haberle hecho caso, hoy no necesitaríamos cables de cobre para la transmisión de la energía eléctrica, por ejemplo. Los electrodomésticos tendrían receptores de energía.
Campo magnético rotativo de tres fases.
Hoy nuestros aparatos funcionarían sin necesidad de estar “enchufados a la red eléctrica”; nuestros vehículos se moverían sin necesidad de repostar en ninguna estación de servicio. Estarían dotados de receptores de energía.
Energía que podría ser captada desde el espacio y transmitida a la Tierra para su distribución. Como el agua de lluvia, por poner un ejemplo.
¿Interesaba eso a la industria del cobre, en manos de J.P. Morgan, que era su principal apoyo financiero? ¿A las petroleras, en manos de Rockefeller o Rothschild o ambos?
Muchos intereses creados. No era conveniente.
Efectos de la explosión en la atmósfera de algo desconocido en la región de Tunguska (Siberia), el 30 de Junio de 1908.
Existe la creencia en buena parte de Rusia que el incidente de Tunguska fue provocado por Tesla, para felicitar a su amigo Robert Peary, que intentaba llegar al Polo Norte, y al que tenía al tanto de sus investigaciones. Al parecer, según la Fundación Tesla, unos días antes le envió un telegrama con el siguiente texto: “Amigo Peary, voy a mandar un rayo cerca de donde estás y ya me dirás como ha ido todo”.
Nada ocurrió en el lugar donde Peary se encontraba en ese momento. Sin embargo, el mismo día en que Peary llegaba al Polo Norte, se produjo la explosión de Tunguska, en Siberia.
¿Casualidad?
El cataclismo de Sumatra-Andamán, ocurrido a las 00:58 UTC del 26 de diciembre de 2004, de una magnitud de 9,1 grados en la escala Richter, que provocó el devastador maremoto que arrasó buena parte de las islas próximas en el Océano Índico podría también haberse producido por este sistema de transmisión inalámbrica de ingente cantidad de energía desde el espacio.
RAZÓN POR LA CUAL, NO PUDO SER ADVERTIDO POR LA RED DE SISMÓGRAFOS desplegados en toda la Tierra para detectar movimientos tectónicos previos a la colisión de placas y así prevenir los terremotos y sus efectos.
¿Casualidad también?
Puede ser, pero por aquello de que las casualidades no existen, no confío mucho en ello.
¿Qué más nos quedará por descubrir relacionado con Tesla?
El tiempo, ese gran maestro, nos lo irá descubriendo.
Diego López Ordóñez.